READING

DESCUBRIMIENTO DE LA VID CARMÉNÈRE EN CHILE

DESCUBRIMIENTO DE LA VID CARMÉNÈRE EN CHILE

Patricio Cavieres Korn

vid-carmenere

Fuente: Philippo Pszczólkowski T.

Las primeras vides europeas de la especie Vitis vinífera L. plantadas en Chile a mediados del siglo XVI, fueron variedades que se cultivaban en España, y que fueron traídas por los conquistadores y misioneros católicos. Particularmente la cepa conocida como “País negra”, introducida por el jesuita Francisco de Caravantes fue responsable de la producción de vino de Chile durante 300 años.

Como señala José del Pozo en la Historia del Vino Chileno (1) las elites chilenas de mediados del siglo XIX admiraban la civilización francesa. Los mas adinerados viajaban con frecuencia a Francia permaneciendo largo tiempo en ese país y en Europa. Y en esta misma historia del Pozo transcribe lo señalado por Alberto Blest Gana: ”el contacto directo con la alta sociedad francesa, sus costumbres y su modo de vida ejercerían una influencia decisiva en la manera como se concebía la producción y el consumo del vino en Chile”

Si bien a mediados del siglo XIX, se introdujeron algunas variedades de vides desde Francia e Italia, históricamente se acepta que es solo a partir de 1851 que la vitivinicultura chilena se desarrolla técnica y comercialmente, cuando Silvestre Ochagavía Echaurren trajo personalmente desde Francia algunas cepas bordelesas, destinadas a reemplazar las antiguas variedades cultivadas durante el período de la colonia española. Justamente por esta iniciativa la Viña Ochagavía recibió en 1869 la 1° Medalla de Oro en la Exposición Agrícola de la Quinta Normal. Es necesario destacar el doble mérito de Silvestre Ochagavía, ya que junto con introducir las cepas francesas, en 1851 contrató y trajo al país a Joseph Bertrand, el primer enólogo francés en Chile para que se hiciera cargo de la producción de vino.

A partir de la iniciativa de Ochagavia, se desarrolló en el país una competencia entre los productores de vino creándose las bases que consolidaron el revolucionario paso que significo la introducción de las variedades francesas, que pasaron a cultivarse en el país en mezclas de cepajes, tal como habitualmente eran cultivadas en Francia en aquella época.

Según el Profesor Filippo Pszczólkowski (2) la variedad Carménère – considerada la reina de las cepas de Burdeos (Medoc) – llego a Chile confundida con las importaciones masivas provenientes de Bordeaux que se efectuaron en el siglo XIX (1840 – 1890), entre las cuales estaba Carbernet Sauvignon, Carbernet Franc o Merlot, Sauvignon Blanc.

Lamentablemente alrededor de 1860 debido a que Carménère era muy sensible al insecto “Filoxera de la vid”, esta plaga arrasó con las plantaciones desapareciendo de los viñedos europeos y fue olvidada durante mucho tiempo…………………hasta que sorprendentemente fue descubierta después de más de 30 años en Chile.

Es importante señalar que a principios de la década de los 90, algunos enólogos chilenos tenían dudas con respecto a la identificación de algunas variedades de vid que se cultivaban en el país. Por ejemplo, era corriente denominar erróneamente Merlot a viñedos que en realidad correspondía a Carménère e incluso Cot Rouge.

En virtud de esto, el Comité Organizador del VI Congreso Latinoamericano de Viticultura y Enología, presidido por el enólogo chileno Philippo Pszczólkowski y la Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos Enólogos de Chile, invitaron a este evento al destacado ampelógrafo (3) francés Jean Michel Boursiquot, de la Ecole Nationale Supérieure d´Agronomie – ENSA – de Montpellier. Este evento se realizó en Santiago entre el 20 y 25 de noviembre de 1994.

Como el programa del congreso contemplaba visitar diversos viñedos de la región central – según relata el Profesor Psczólkoswki – la tarde del jueves 24 de noviembre acompañado de Monsieur Boursiquot y otros profesionales, mientras recorrían las plantaciones de la Viña Carmen en Alto Jahuel, él fue testigo de un hecho que ni él y nadie de la comitiva se imaginaba. Justamente cuando se detuvieron en una plantación reciente de Merlot- como también se denominaba en Chile a Carbernet Franc – Boursiquot observo con detención estas vides y exclamo :” Esto no es Carbernet Franc….. …..esto es CARMÉNÈRE! “. Al escuchar esto el Profesor Pszczólkowski quedo sorprendido pues en realidad, se trataba de una variedad absolutamente desconocida en el país.

Al termino del Congreso, M. Boursiquot permaneció en el país visitando numerosas viñas, periodo en el cual llego a la conclusión que más de la mitad de los Merlot que se cultivaban en Chile eran en realidad, Carménère. Como es lógico el hallazgo de esta variedad en Chile resultó muy novedosa y a partir de ese momento la noticia comenzó a ser conocida en el mundo entero, gracias a M. Boursiquot y ratificado por otros especialistas como Greene y Havaux et al.

En 1996, el Servicio Cultural y de Extensión de la Embajada de Francia en Chile invito al Profesor Pszczólkowski a una estadía en ENSA de Montpellier con M. Boursiquot. Gracias a los conocimientos adquiridos durante su permanencia en ese país, de regreso a Chile le permitió identificar con mas precisión la variedad Carménère en numerosos viñedos, que habitualmente era confundida con Merlot o que se encontraba mezclada con esa y otras variedades.

En 1996, en el Catastro Vitivinícola aparecieron por primera vez 95 hectáreas de Carménère (0,17% de la superficie total).

En marzo de 1997, el vino Grand Vidure – sinónimo de Carménère (4) – del año 1994 producido por la Viña Carmen recibió una Gran Medalla de Oro en el concurso de vinos “Selection Mondiales”, que se realizó en Montreal, Canadá.

En el transcurso del tiempo la superficie de Carménère en el país se ha incrementado progresivamente. Según el Catastro Vinícola de 2013, la superficie de Carménère alcanzaba a 10.418,06 has, posicionándose en tercer lugar entre las cepas tintas después de Merlot con 11.649,07 has. Es probable que estos valores aún subestimen la verdadera extensión de la variedad en Chile, ya que aún siguen existiendo viñedos inscritos erróneamente como Merlot. Por eso según las estimaciones del Profesor Pszczólkowski, la superficie real podría llegar a 16.595 hectáreas. Si estas cifras son correctas esta sería la segunda variedad en extensión en Chile, después de Cabernet Sauvignon.

Paralelamente se observa un incremento en el número de empresas que embotellan vinos bajo la denominación de Carménère. En el año 2002 ya existían más de 70 etiquetas de este vino, con creciente demanda en el mercado interno y de exportación. A modo de ejemplo, en el Concurso de vinos “Catad´Or Hyatt Chile 2002”, que evalúa sólo vinos chilenos, se presentaron un total de 451 muestras, de las cuales 57 eran de Carménère (12,6%), generalmente como vino mono varietal, pero también algunos pocos como vinos de ensamblado. De ellas 22 muestras, correspondientes al 38,6% recibió distinciones de Gran Medalla de Oro, Medalla de Oro y Medalla de Plata, lo cual desde un punto de vista porcentual la transforma en la variedad más premiada.

Cuáles son las características de la variedad Carménère que la hacen tan especial ?. Comenzando por los racimos, estos son de tamaño medio a pequeño y sus bayas son esféricas de tamaño medio. Presentan un color negro azulado y su sabor es herbáceo. Debido a su alto contenido de azúcares de esta variedad se pueden elaborar vinos alcohólicos. El vino tiene un color rojo violáceo profundo con un aroma a bayas, es fructoso e intenso y presenta el mayor contenido total de flavonoles (antioxidante). La concentración de taninos que le dan el amargor y astringencia del Carménère no es tan alta como en el Cabernet Sauvignon, lo que lo transforma en un vino liviano, que sienta bien. Se recomienda beberlo joven.

En 2011, la producción de vinos Carménère en Chile alcanzó a cerca de 70 millones de litros, un 8% de la producción total del país (5). De dicho volumen, se exportaron 21,435 millones de litros de vinos mono varietales Carménère. Los mayores envíos se destinaron a EEUU, Brasil, Reno Unido, Dinamarca y Holanda
Por último, es necesario señalar que después de 20 años del descubrimiento del Carménère – reconocida como la variedad emblemática de Chile – se ha establecido celebrar el 24 de noviembre como el “Día Mundial del Carménère

—————————————————————————-
Agradecimientos: Al Profesor Filippo Pszczólkowski T. – coprotagonista de este descubrimiento – quien gentilmente me ha proporcionado la documentación básica que ha sido reproducida brevemente en este artículo.
El Ph. Philippo Pszczólkowski T., es Ingeniero Agrónomo Enólogo y en la actualidad se desempeña como Profesor de Fruticultura y Enología de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal de La Pontificia Universidad Católica de Chile.

Referencias:
(1) “Historia del Vino” Chileno de José del Pozo, 1998.
(2) “La invención del CV. Carménère (Vitis vinífera L) en Chile, desde de la mirada de unos de sus actores” y “Carménère, mayoría de edad: 1994-2012” de Ph. P. Pszczólkowski T., Pontificia Universidad Católica de Chile, 2013.


COMMENTS ARE OFF THIS POST