De la Camellia sinensis al mágico té.

CAMELIA

 

El té es la segunda bebida más popular del mundo. Sólo el agua tiene un mayor consumo mundial que el té, del cual se estima que a diario se beben en el planeta entre 1,8 y 2 billones de tazas.

En Chile este producto tiene una penetración de mercado de casi 100% y, según cifras que maneja la propia industria local, en el país se toman 9.500 toneladas de té al año, lo que ubica a los chilenos como los principales bebedores de este producto en toda América Latina, con cerca de 700 gramos por persona (unas 350 bolsitas por persona en el año o 1 bolsita diaria). Ubicado en el sexto país más consumidor de té y se estima que en los últimos facturado cifras superiores a los US$ 90 millones al año.

El té se encuentra presente en Chile desde el año 1875, convirtiéndose en una de las bebidas calientes primordiales en la mesa chilena y forma parte de la canasta básica de alimentos, estando presente en los desayunos, almuerzos y en la arraigada hora del té o comúnmente denominada once.

Este masivo consumo se ha visto favorecido por los beneficios para la salud que entrega el producto, situación que ha provocado que cada vez más personas lo prefieran y que se añade a otros elementos como su buen gusto y su bajo precio.

El origen.

La costumbre de servirse hojas de té para darle buen sabor al agua hervida se utilizó por primera vez en la china hacia el 2500 A.C. Vale recordar que té sólo es la infusión que se realiza con la planta Camellia sinensis.

Sin embargo el consumo de té adquirió notoriedad en Europa, especialmente en Inglaterra desde donde a comienzos del siglo XVIII comenzó un fuerte tráfico a todo el mundo, tanto para su cultivo como para su consumo. Hoy tomar te es una de las características del Reino Unido, aunque en china se tomaba té desde mucho antes, y hoy en día es el segundo en consumo mundial después del agua.

La Camellia sinensis es una planta originaria de China, donde crece como arbusto silvestre de forma espontánea en los montes. En algunas ocasiones se cultiva en zonas adecuadas para su posterior comercialización. En el mundo existen más de 300 variedades de té, todas provenientes de esta planta; cada uno con sus propiedades y bondades de las cuales podemos disfrutar en una simple taza.

El Té Blanco, es aquél que tiene la mayor cantidad de antioxidantes, por ende, es un gran producto a la hora de detener el envejecimiento a la piel. Por otro lado también favorece la eliminación de grasa del organismo.

Mientras que el Té Verde, se conoce más por sus propiedades diuréticas y debido a una alta concentración de flúor también ayuda a la salud dental. Además tiene acción broncodilatadora, ayuda a la salud cardiovascular, y antidiarreica. Es considerado un potente antioxidante, y algunas investigaciones han indicado esta infusión como un efectivo anticancerígeno. También es usado como un estimulante, ya que agiliza la mente y la concentración.

El Té Rojo Pu-Erh es una de las bebidas más alabadas debido a sus múltiples propiedades y sus escasas contraindicaciones. Se calcula que gran parte de sus grandiosas cualidades provienen del proceso de doble fermentación que se le da a este té durante el paso del tiempo. Ayuda a la desintoxicación del cuerpo y reduce los niveles del colesterol malo de la sangre al tener altas concentraciones de lovastatina, sustancia utilizada como fármaco para la reducción de colesterol. Ayuda a la digestión y también a la pérdida de peso.

Por su parte, el exótico Té Azul conocido en sus orígenes como Oolong, refuerza el sistema inmunológico, ayuda a limpiar la piel y también reduce los niveles de colesterol y tiene una capacidad antioxidante. Y, por último, Considerado uno de los más efectivos antioxidantes, además de ser estimulante y diurético, el Té Negro es una de las infusiones más consumidas en el mundo occidental.


COMMENTS ARE OFF THIS POST